17.12.08

LA VÍA EMPANTANADA NOS HACE FALTA A TODOS LOS OTROS RANCIOS SOFRITOS


Ausencia de miradas pudieran bendecir aquello que no se refleja en el espeso espejo del deseo-lazo cruel desecho que debe tirarse por la ventana imaginaria del tacho de la basura siendo fuera corporal y mente sentido el trauma concordante al sueño sin piso ni paredes que sitúa crueldades con derecho a gozar lo que quieran ya que estar impedido del museo de semblantes opacos en posición de siervo es privilegio que no sirve por estar tomado en la trampa captura empantanada del aplastamiento de espacialidades tiempo que la puerta tocan golpeando fuerte para entrar a nuestro lado lodo

¡Redoble de Tambores!

se nos viene la carencia
esa que acude
de tanto en tanto
como condimento
húmedo asumagado
guardado
en nuestra vacía despensa